Inicio

Textos ambientales

Novedades

Columnas El Tiempo

Minería

Reserva van der
Hammen

Artículos de prensa

Libros completos

Colombia

América Latina y el
mundo

Entrevistas

Manuel Rodríguez

Hoja de vida breve

Hoja de vida

Bibliografía

Contacto

Historia empresarial

Documents in English

Causas y proyectos

Páginas recomendadas

Créditos

Buscar

 

Tota al desnudo
 

Treinta defensores del lago de Tota se lanzaron desnudos a sus aguas como símbolo de la lucha para detener su creciente deterioro. Si, además, y como lo han anunciado, llegaren a repetir, ampliando el círculo de invitados, les juro que no los acompañaré en el gélido empelote, pero eso no quiere decir, que a similitud de cientos de boyacenses y ciudadanos de diversas latitudes, no sea solidario con tan urgente y noble causa en pro de la salvación del lago.

Y es que no pocos ambientalistas, amantes del paisaje y, en particular, habitantes de la provincia de Sugamuxi han venido, de tiempo atrás, señalando que el lago de Tota está en grave peligro. Veamos. En el municipio de Aquitania se vierten al lago aguas servidas a medio tratar; en los cultivos de trucha de jaulas flotantes se vierten también allí sus desechos -siendo aquel un método de producción prohibido en muchos lagos del mundo-; y en los sembradíos de cebolla se ha restado espacio al espejo de agua para expandir el cultivo, haciendo uso de inadecuadas prácticas agrícolas que también contaminan este cuerpo de agua. Y todo ello contribuye a la degradación de las aguas y al declive de la biodiversidad, y pone en riesgo la provisión del líquido a más de 500.000 habitantes.

Y, no menos preocupante, nuevas edificaciones en las vecindades del lago comienzan a afectar negativamente el paisaje, en contraste con la arquitectura campesina tradicional y con las casas de recreo e instalaciones turísticas pioneras, en armonía con la naturaleza del lugar.

Como es obvio, la agricultura y la industria de la trucha son vitales para la economía de la región, como lo es también el turismo con su enorme potencial. Pero son actividades que no pueden seguir desarrollándose a expensas de la integridad ecológica del lago y de su cuenca. Se requiere que el Estado actúe con firmeza haciendo caer el peso de la ley contra quienes hoy impunemente la violan y generan daños a este bien público y, así mismo, promueva programas de asistencia técnica y de educación para hacer que las diversas y necesarias actividades empresariales y artesanales sean compatibles y amigables con el medio ambiente. Y se requiere también adelantar programas para restaurar el lago y sus riberas (con espejo de agua de 6.000 hectáreas), y su cuenca (con una extensión de 24.000 ), incluyendo los páramos y los bosques que regulan las aguas que lo alimentan.

Tiempo atrás, muchos colombianos lanzaron repetidos SOS sobre las graves consecuencias que podrían traer las acciones depredadoras que por años se han infligido a la laguna de Fúquene, pero solamente se tomaron medidas a medias, como suele ocurrir cuando se trata de defender los bienes públicos ambientales. Y hoy, esta laguna, profundamente deteriorada, está tomando una cruel venganza, como lo atestiguan los enormes impactos sociales y económicos causados por la pasada ola invernal y por la que ahora se inicia.
Ese no puede ser también el destino de Tota y por ello resulta tan oportuno que un colectivo de ciudadanos esté adelantando las más diversas estrategias (véase http://www.fundacionmontecito.org/) para exigir a las autoridades gubernamentales que cumplan con la ley y la hagan cumplir, y para crear una mayor conciencia sobre el imperativo de proteger este patrimonio natural único por su riqueza en biodiversidad, su belleza paisajística, su valor recreacional y su potencial económico.


Postdata. El presidente de Ecopetrol, Javier Ramírez, decidió suspender la construcción de los tanques para almacenar Nafta en las vecindades del monasterio del Ecce-Homo en Villa de Leyva, respondiendo así al vigoroso movimiento cívico por la defensa del patrimonio arquitectónico y natural de la región. Este exitoso y reconocido empresario está honrando así su empeño de transformar a Ecopetrol en Eco-petrol, propósito simbolizado con la iguana que adorna su logo y que aún debe estar celebrando tan acertada decisión.

Manuel Rodríguez Becerra
Publicada en El Tiempo. 22 de abril de 2012

 

Derechos Reservados de Autor. Manuel Rodríguez Becerra. Bogotá, Colombia.
Ultima actualización agosto 2016
Diseño, concepción y gestión de contenido: Katherine Ríos